Primeros conocimientos de la bolsa: ¿Cuál es la diferencia entre el cryptotrading y el comercio clásico?

Igor Gartsev

Top Leader
Marketing experience — 10 year.

El trading financiero está atravesando actualmente una época renacentista comparable al menos con el áuge del comercio bursátil de los 80. Este boom se debe ante todo a la proliferación del Internet de banda ancha que hace mucho más sencillo el proceso comercial. La sobrevenida de criptomonedas no hizo sino acentuar el revuelo. Los mercados financieros van agrandándose día a día de; así que si uno desea ir al compás de las tendencias modernas y penetrar en los pormenores del comercio, tiene que leer este artículo de cabo a rabo.

Análisis técnico

Con tal de pronosticar el comportamiento del precio, la mayoría de operadores se vale actualmente del análisis técnico, o, dicho sea más plano, de un análisis de gráficos. En función de la pasada postura del precio, se identifican ciertas regularidades, pronosticándose el precio de tal o cual activo.

Los gráficos pueden ser presentados de dos maneras:

1. En forma de velas japonesas. Se inventó esta forma en el país del sol naciente hace más de tres siglos. Cada vela muestra el dinamismo del activo durante un período de tiempo (puede ser un minuto o un día entero). En la jerga de operadores, esta característica se denomina “timeframe” (marco temporal).

Primeros conocimientos de la bolsa: ¿Cuál es la diferencia entre el cryptotrading y el comercio clásico?

Open y Close (Abrir y Cerrar): muestra los niveles en los que el precio estuvo al comienzo y al final de la franja temporal de la vela. Todo lo que se encuentra entre estos niveles se llama “body” (cuerpo). En función de la caída o el crecimiento del activo, el cuerpo puede ser teñido en diferentes colores: verde (o blanco) quiere decir “crecimiento”, rojo (o negro) significa “caída”. Las sombras de la vela (también a veces se llaman “trails” (colas) hacen falta para que el trader comprenda los máximos y mínimos en los que permaneció el precio del activo en un período de tiempo.

2. En forma de barras. Se trata del tipo europeo del gráfico. Apareció un poco antes de la vela.

Primeros conocimientos de la bolsa: ¿Cuál es la diferencia entre el cryptotrading y el comercio clásico?

Estas son las dos escuelas principales del comercio bursátil. Si bien la mayoría de individous consideran que los gráficos en forma de velas son más cómodos, en este aspecto no hay diferencias conceptuales, ya que el precio siempre reviste cierto carácter dinámico, siendo cíclicos sus movimientos. Son las búsquedas de esas regularidades las que constituyen la faena principal de un especulador bursátil.

Tal y como las estrellas señalan el camino a viajeros extraviados, ciertas combinaciones de velas / barras muestran a los operadores cómo se comportará el precio. Estas combinaciones se llaman “patterns” (patrones) o figuras. Además de las figuras, se utilizan “trend lines” (líneas de tendencias) y niveles de soporte y resistencia, niveles psicológicos y varios instrumentos matemáticos. Los conocimientos básicos del análisis técnico hacen posible que el operador aumente el porcentaje de transacciones exitosas, y por lo tanto, gane más.

¿Será esto difícil? Si digo que no, diré una mentira. El trading no es una fuente de mamoneo, sino toda una profesión en cuyo perfeccionamiento se requieren meses o años incluso. Pero en otros tiempos, todos éramos incapaces de caminar o hablar, mientras que ahora lo hacemos automáticamente sin pensarlo siquiera. Si se muestra una adecuada tenacidad y se dan sólo pasos deliberados y comprobados, el mercado dará una generosa recompensa.

Volvamos a las criptomonedas

Empecé la conversación explicándo los fundamentos del comercio bursátil con cierta intención. ¡El mercado de criptomonedas comenzó a mostrar dinamismo y crecimiento hace sólo un quinquenio! Aunque Bitcoin surgió a principios de 2009, el interés principal y la infusión masiva de capital en esta moneda comenzó en 2013 justo cuando se inció el aflujo de los primeros millones de dólares de inversores privados lo cual, por supuesto, resultó en alzas vertiginosas de cotizaciones. Basta con abrir los gráficos de la mayoría de las monedas para ver cómo se estiran en línea fina y casi recta desde su aparición. Pero nos interesa otra cosa: ¿es posible aplicar las experiencias del tráfico de instrumentos clásicos a un mercado completamente nuevo? No hay respuestas inequívocas.

Por un lado, el mercado de criptomonedas no naturaleza distinta frente al clásico, dependiendo también de la demanda y la oferta; aquí se presentan tambien las mismas combinaciones de velas, y cuantas más individuos las vean, más compras o ventas se consumirán.

Por el otro, uno no puede íntegra y completamente confiar en el análisis técnico a la hora de traficar con criptomonedas debido en primer lugar a la capitalización de las monedas jóvenes. Si abrimos el diagrama de Bitcoin, la criptomoneda mejor capitalizada, observaremos de inmediato unas regularidades que coinciden por completo con los principios del análisis técnico. Se hará posible monitorear las fluctuaciones del precio tras un pattern y ver desviaciones de las líneas de soporte y resistencia. Mas esto no se podría decir con respecto a monedas más jóvenes. Debido a una escasa capitalización, son susceptibles de un auténtico caos, pudiendo una orden afectar el precio gravemente. Es decir, resulta casi imposible predecir la evolución del precio. Tales mercados están expuestos a toda clase de manipulaciones, siendo muy arriesgados para operar en ellos.

Resultados

Ahora bien, la bolsa ofrece una ocupación bastante rentable, pero ¡sólo los individuos más perseverantes y consecuentes podrán lograr éxito en este ámbito! Estoy seguro de que todo les resultará bien, basta con poner algún empeño. Y para acelerar su desarrollo como operador y enriquecer su base de conocimientos, lean los siguientes artículos en los que, ya en la práctica, vamos a discutir distintos tipos de análisis y adentrarnos en todos los detalles. Si les gusta este artículo, pueden hacer preguntas en los comentarios, ¡me encantaría responderlas!