Desde hace ya varios meses, los altos ejecutivos de los bancos centrales de muchos países han participado en debates en curso acerca las criptomonedas; las entidades reguladoras están profundamente preocupadas por los rápidos cambios que se están produciendo en los mercados financieros mundiales. Los cambios muy bruscos en las condiciones del mercado conllevan una serie de riesgos para el individuo, así como perspectivas poco claras. Esto es motivo de gran preocupación para las agencias supervisoras, ya que se espera que tracen unas reglas de juego muy sencillas y, al mismo tiempo, justas para todos. El Banco de Canadá, por su parte, decidió indagar hasta qué punto los canadienses están familiarizados con este tema, que dista mucho de ser sencillo, y cuántos de ellos poseen ya algún tipo de criptomoneda.

Los resultados de la encuesta son impresionantes. A finales de 2017, el 85% de los canadienses conocían Bitcoin y uno de cada veinte lo utilizaban. Estas cifras no parecen altas, pero es solo la primera impresión, ya que las mismas cifras en 2016 eran mucho más bajas — el 64% y el 2,9%, respectivamente.

Pero resulta aún más interesante conocer los motivos por los que la gente adquirió Bitcoin en 2016 y 2017. Al principio, las criptomonedas se compraban principalmente para pagar bienes y servicios, pero en la actualidad más de la mitad de los poseedores de Bitcoin afirman que las compraron como inversión.

Todo está a favor de Bitcoin — la proliferación generalizada de tecnologías, el creciente número de usuarios de Internet y el boca a boca — los nuevos usuarios se enteran de esta prometedora tecnología por sus conocidos y deciden mantenerse al corriente de la actualidad. E, inspirados por las nuevas oportunidades que se les abren, ellos, a su vez, comparten dicha información con sus amigos y conocidos. Al ganar popularidad, [el precio del] Bitcoin está creciendo.

Según el Banco de Canadá, el 12% de las personas que utilizan Bitcoin decidieron comprar bajo la influencia de sus conocidos.

¿Es similar al marketing multinivel?

Sí, la distribución de Bitcoin es hasta cierto punto similar al marketing multinivel. Cuando el sector de las criptomonedas estaba aún tomando forma, un puñado de entusiastas tenían miles de Bitcoins, pero la moneda no valía casi nada en ese momento.

La primera transacción con Bitcoin tuvo lugar el 22 de mayo de 2010, cuando Lazlo Hanesh compró una pizza por 10.000 BTC.

Las criptomonedas son un activo muy atractivo, pero hay que dedicar muchas horas a analizar cuidadosamente el tema para poder realizar una inversión bien pensada. Sin embargo, mucha gente no tiene tiempo para hacer esta investigación, y algunas empresas han aprovechado esta oportunidad para combinar la inversión en criptomonedas y los principios del marketing multinivel.

El éxito no tardó en llegar; las empresas han obtenido un éxito impresionante al combinar la interesantísima y prometedora tecnología de cadena de bloques con la asertividad y la energía típicas de la industria del marketing multinivel.

El mercado de las criptomonedas es democrático, ya que su umbral de entrada es incomparablemente más bajo que el del mercado de valores convencional, y esto también le añade gran atractivo. Esto se debe principalmente a la estructura de la tecnología de cadena de bloques, ya que se trata de un entorno mucho más abierto.

Los proyectos de calidad siempre tienen una documentación detallada que contiene información sobre todos los matices, por lo que incluso los inversores más experimentados encontrarán las respuestas a sus preguntas.

La estructura transparente de las empresas de criptomonedas y el bajo umbral de entrada hacen que la combinación del marketing multinivel y el mundo de las criptomonedas sea tan atractiva y beneficiosa para todos.