La empresa de distribución minorista de electricidad, Electrify, está ofreciendo una reducción del 25% de las facturas de la luz gracias a la ayuda de la tecnología de la cadena de bloques. CEO de la empresa, Julius Tan, confía en que la descentralización de las cadenas de bloques también será útil para el mercado de la electricidad. En 2017, Electrify ayudó casi cincuenta empresas en Singapur en reducir sus costes de electricidad de $1.1 millones. Antes que Julius Tan instituyera Electrify, Singapur no tenía ni una plataforma que permitiese una supervisión de los precios propuestos por diferentes empresas. Hasta ahora, la prestación sólo funciona para empresas y les permite de optar por el proveedor apropiado a sus propias necesidades y oportunidades. El servicio también tiene su propria inteligencia artificial que puede ayudar en la elaboración de un plan anual.


Los ministros australianos pasarán a las cadenas de bloques gracias a IBM. El objectivo principal del proyecto es de protegir los datos de las Agencias federales y australianas de ciberataques. Los gastos de seguridad disminuirán de $74 millones gracias a la transición a las cadenas de bloques. El Gobierno australiano, el Ministerio de Defensa, de Asuntos de Interior y otras instituciones federales se transferirán a la cadena de bloques. El contrato con IBM ha sido firmado sólo por cinco años. El jefe de investigación IBM, Arvind Krishna, ha explicado que este período tan corto se deba al desarollo activo ordenadores cuánticos que podrán descifrar todos sistemas de seguridad. En los últimos años, Australia ha sufrido ciberataques no sólo a través del uso de recursos como Facebook y Ticketmaster, sino también ataques al Organismo nacional de Ciencias.


El año pasado, Protect Loon ayudó los residentes de Puerto Rico a hacer frente a las consequencias de un huracán y les proporcionó un acceso a Internet, usando globos. Actualmente, Project Loon puede ayudar los habitantes de regiones remotas de Kenya. Project Loon trabaja a altas altitudes, lo que no interfiere ni con la aviación, ni con la electricidad y tampoco con la vida silvestre. El Gobierno de Kenya está negociando con la empresa para colocar estos globos sobre las comunidades rurales en el país, donde es imposible una conexión en Internet mediante cables o donde es imposible proporcionar una señal constante desde torres. Se supone que los operadore locales utilizarán los globos.