El protagonista de nuestra nueva entrevista es Peter Bisssegger, socio de Diamond de Suiza. Peter comparte con nosotros su historia de cómo fue que ingresó en la empresa, así como los retos de su trabajo, sus objetivos y una actitud sana ante el fracaso y la decepción.

Peter, ¡buenos días! Cuéntenos cómo y cuándo llegó a PLATINCOIN?

Conocí PLC en 2018 y desde entonces trabajo en la empresa. Yo mismo soy de Suiza, y la empresa tiene bastantes socios aquí, lo que no deja de ser alentador.

¿Qué le atrajo de PLATINCOIN? ¿Por qué esta empresa?

¡Oh, esto es toda una historia! Mi mejor amigo me invitó a PLATINCOIN. Acepté sólo por él: ¡fue muy diligente al preguntar y persuadirme de que no me arrepentiré! Fui a una de las presentaciones de negocios con él, pero en ese momento todavía tenía mis dudas. Todo parecía que no era para mí: criptomonedas, blockchain, tecnología… Me senté allí, escuchando, y no entendí nada.

Sin embargo, mi amigo insistió en que me registrara, que no perdía nada haciéndolo. Así que lo hice. Tardé 2 años en entrar de lleno y en comprender las oportunidades que me había estado perdiendo todo este tiempo. Hace relativamente poco tiempo que empecé a trabajar de forma activa, pero ya me he asegurado de que: con los PLC todo es posible. Hoy, mi más sincero agradecimiento a mi amigo y patrocinador Thomas Spiess por insistir tanto para que uniera a su equipo. ¡Fue la mejor decisión de mi vida!

¿Tenía alguna experiencia en el marketing de redes antes de PLATINCOIN?

Sí, y más de una vez. La verdad, uno muy negativo, con pérdidas de seis cifras, por así decirlo. Pero incluso esta experiencia negativa tuvo su lado positivo: aprendí mucho allí y ya no confío en la gente o en las empresas por nada. Tal vez por eso al principio desconfié del PLC y no me lo tomé en serio enseguida. Pero PLATINCOIN resistió todas mis pruebas, investigaciones y escepticismo.

¿En qué se diferencia PLATINCOIN de los proyectos en los que ha trabajado antes?

En primer lugar, el PLC es transparente, abierto, y sus proyectos son reales y aportan beneficios reales a la gente. Pasé mucho tiempo tratando de entender todo, de aprender todo, así que me aseguré de ello. PLATINCOIN nunca lanza palabras al viento, siempre cumple todas las promesas, ofrece las herramientas adecuadas, las oportunidades, la formación. La empresa no sólo es honesta, sino también estable, porque lleva muchos años en el mercado. En mi opinión, ¡hay suficientes diferencias!

¿Cuál es su mayor objetivo en PLATINCOIN?

Por el momento, mi principal objetivo es alcanzar el rango Blue Diamond. Y luego, paso a paso, para llegar también a Black Diamond. En general, quiero crecer profesionalmente. En este momento tengo un pequeño equipo de sólo 37 personas, pero estoy muy ilusionado por continuar. Especialmente porque PLATINCOIN me ha dado un montón de nuevos conocidos y amigos de negocios. ¡Tengo un gran potencial!

¿Cuál es la parte más difícil de su trabajo?

Probablemente, encontrar y atraer socios. Ahora me he adaptado, pero al principio era lo más difícil. Con la excepción de cuatro socios, todos los demás en mi equipo son contactos fríos. Por desgracia, todos mis antiguos contactos se han «dilapidado» en otro negocio de MLM, por lo que ahora sólo es de esta manera: a través de las redes sociales, las llamadas telefónicas y los eventos. A pesar de los muchos problemas y las decenas de rechazos, sigo construyendo mi negocio.

¿Qué evento relacionado con PLATINCOIN es el que más recuerda?

Un encuentro personal con Alex hace unos días en Graz durante un entrenamiento. Justo durante el entrenamiento recibí el mensaje de que había alcanzado el rango de Diamond. Mi alegría se duplicó por el hecho de que lo había logrado en ESE mismo día.

¿Ha experimentado alguna vez decepciones? Si es así, ¿cómo ha lidiado con ellos?

Si te refieres a si alguna vez me ha decepcionado una empresa, no, no ha pasado. Si se refiere a la decepción en general, entonces sí, por supuesto, porque la decepción forma parte de la vida. Lo que importa es cómo lo afrontas. He aprendido a buscar lo positivo en todo y suelo encontrarlo. Si me siento decepcionado, siempre digo: «Gracias. ¿Por qué? Es sencillo: si alguien te decepciona, dale las gracias. Al fin y al cabo, ¡la decepción es el fin de la ilusión! Mejor ahora que nunca.

¿De quién se siente orgulloso de su equipo?

Todos los que confiaron en mí y me siguieron. Porque sin un equipo fuerte, no se puede hacer nada en ningún negocio.

¿Y qué pasa con la competencia en el equipo? ¿Existe en PLATINCOIN? ¿Le motiva?

Por supuesto que hay competencia, lo cual es bueno. De hecho, es mi principal motivación, pero hay otra: la experiencia de los patrocinadores superiores y otros socios. En este sentido, me gustaría dar las gracias especialmente a Günter Leidelmeier, que siempre está dispuesto a apoyar a quien se lo pida. PLATINCOIN nunca te dejará solo si tienes problemas o malentendidos: siempre te ayudarán, te explicarán y te enseñarán. ¡Y eso es genial!