Un robot volador de IBM y Airbus hizo una aparición en la ISS. El objetivo principal de la bola voladora con una cara pintada en la parte delantera es ayudar a los astronautas a realizar reparaciones cuando sus manos están ocupadas. Por supuesto, esto no es todo lo que puede equiparse con la inteligencia artificial conocida como CIMON. También sabe cómo realizar procedimientos médicos, encontrar la información correcta en el database, trabajar como cámara voladora y puede ser un excelente asistente de voz. CIMON se «entrenó» con un equipo de astronautas, incluido Alexander Gerst, quien, entre otras cosas, realizará experimentos con cristales y resolverá un cubo de Rubik junto con el robot. Durante este vuelo, los creadores de CIMON planean descubrir la utilidad de tal robot a bordo y también aprender qué nuevas tareas pueden extender la funcionalidad del asistente de vuelo.


Los vehículos no tripulados son cada vez más populares no solo para uso personal, sino también para diversos tipos de entregas. Kroger, una de las cadenas de supermercados más grandes de América, junto con Nuro, una empresa emergente que desarrolla camionetas de carga no tripuladas para la entrega de diversos productos y mercancías, ha lanzado un servicio de entrega de alimentos en los Estados Unidos. Pequeños vagones robóticos realizan entregas para aquellos que ordenan Alimentos de las empresas conectadas. Mientras el servicio aún se encuentra en la etapa de prueba, un conductor estará presente en la camioneta que puede tomar el control del vehículo en caso de un mal funcionamiento de la inteligencia artificial o la ocurrencia de un incidente de emergencia. Para recoger alimentos, el comprador deberá ingresar el código recibido en la aplicaciòn cuando pague el pedido en el panel de la camioneta. Sin embargo, Kroger y Nuro no han especificado el costo de entrega de esta manera.


En la ciudad china de Guangzhou, el tribunal de Internet ha reconocido que los datos y documentos que se almacenan con la ayuda de la tecnología blockchain, son iguales a los documentos en papel certificados por un notario. El caso judicial fue iniciado por la empresa china de medios de comunicaciòn Huatai Yimei y la ley de derechos de autor. La compañía registró sus derechos de autor en el recurso blockchain baoquan.com. En el blockchain, Huatai Yimei registró toda la información sobre imágenes, códigos fuente y certificados. El tribunal de Internet reconoció los datos almacenados en el blockchain como testimonio legítimo contra una empresa informàtica sin nombre.