La Inteligencia Artificial ha logrado reconocer rostros, pero solo de personas de raza caucásica. IBM permitirá a los desarrolladores utilizar su base de datos de reconocimiento facial para ayudar a la IA a reconocer rostros de raza africana, asiática y otros grupos étnicos. Esta base de datos contiene más de un millón de fotografías con anotaciones que contienen información sobre la persona, así como la ubicación de la fotografía. Esta cantidad de información es aproximadamente cinco veces mayor que todas las bases de datos actuales para el aprendizaje de la IA. Se proporcionará una base de datos con unas 40.000 fotografías de representantes de diversos grupos étnicos reducidos. IBM espera que el uso de esta base de datos hará que la IA se deshaga de los algoritmos sesgados al analizar fotos de personas de todo el mundo.


El mayor problema para conseguir ayuda para las personas sin hogar es la falta de documentación. El programa estadounidense «MyPass» propone resolver este problema con la ayuda de una cadena de bloques. Lleva operando desde febrero en Austin, Texas. Gracias a «MyPass», las personas pueden tener acceso a todos los servicios públicos disponibles: exámenes médicos, asistencia social, registro de resultados de pruebas, etc. La atención médica se ha vuelto mucho más rápida porque toda la información de una persona se recopila en un solo lugar y se muestra de forma inmediata. Par usar «MyPass» no es necesario almacenar una extensa clave digital que se puede perder; basta con crear una contraseña. La ONU utiliza un sistema similar para trabajar con refugiados.


La empresa militar-industrial estadounidense Lockheed Martin ha proporcionado al ejército estadounidense un prototipo del exoesqueleto ONYX en pruebas. El exoesqueleto está equipado con inteligencia artificial, que ayuda a todas las partes del esqueleto a trabajar al unísono con los movimientos de una persona. Gracias a este dispositivo, los soldados pueden moverse más rápido en terrenos difíciles y llevar más equipamiento. El exoesqueleto no ha sido solo creado con fines militares, sino también para empleados que realicen trabajos físicos pesados, así como para las personas que sufren secuelas tras una enfermedad o un accidente. El dispositivo se ajusta perfectamente al cuerpo gracias a sus partes flexibles y ofrece una protección adicional gracias a sus partes duras. Este diseño proporciona al exoesqueleto una gran movilidad, y es ideal para realizar la mayoría de tareas que realiza una persona al moverse. Los desarrolladores de Lockheed afirman que si, en condiciones normales, un soldado puede hacer hasta 30 sentadillas mientras lleva encima una carga de unos 80 kg, con la ayuda del exoesqueleto el soldado podrá hacer 70 sentadillas. El desarrollo del sistema ONYX se encuentra aún en fase de pruebas y no ha sido todavía completado.