La protagonista de nuestra entrevista de hoy es una socia del rango Green Diamond, Josefa Elisabeth Bucher de Alemania. Nos contará su historia de cooperación con PLATINCOIN, compartirá su valiosa experiencia y motivación!

Cuéntanos un poco sobre cómo te uniste a PLATINCOIN. ¿Dónde y cuándo conociste a la empresa?

Me convertí en socia de PLATINCOIN en agosto de 2017 en Dusseldorf. Holger von Prondinzski, mi amigo y mentor, me habló de la empresa. También me invitó a una conferencia organizada por Alex Reinhardt. Recuerdo que me impresionó mucho su visión del futuro de la empresa, el mercado y el mundo entero, la forma en que Alex estaba prácticamente obsesionado con la idea de mejorar la vida de miles de personas. Los líderes e innovadores (especialmente aquellos con metas nobles) siempre inspiran. Además, PLATINCOIN ofrecía trabajar con criptomonedas, en las que yo misma he visto potencial durante mucho tiempo.

¿Has tenido alguna experiencia previa en mercadeo en red?

No, nunca trabajé en esta esfera y ni siquiera pensé que algún día me convertiría en parte de ella.

¿En qué se diferencia PLATINCOIN de los proyectos en los que has trabajado antes? ¿Hay algo especial en esta empresa para ti?

PLATINCOIN es algo completamente nuevo y muy prometedor. Como dije, me encanta la ambición, la idea, y PLATINCOIN lo tiene todo, a diferencia de muchas otras empresas. No solo vende un producto, sino que cambia el mundo y lo hace avanzar.

¿Cuál es tu mayor objetivo en PLATINCOIN?

De momento, hay 337 personas en mi estructura, pero esto, por supuesto, no es el límite. Sueño con dar independencia financiera a tantas personas como sea posible, incluyéndome a mí misma, así que lo mejor está por llegar.

¿Qué has ganado trabajando con PLATINCOIN? ¿Cuál consideras que es tu mayor éxito?

Gracias a PLATINCOIN, ya no pienso en el dinero y en cómo ganar dinero extra. Tengo ingresos estables, grandes beneficios económicos, un crecimiento profesional regular y, lo que es más importante, muchas personas nuevas en todo el mundo. ¡Faltan palabras para expresar cuántos amigos leales he encontrado en la empresa durante este tiempo! Esto ya es un gran éxito para mí, pero por supuesto también considero un éxito haber alcanzado el rango de Green Diamond. 

¿Cuál es para ti la parte más difícil de trabajar con esta empresa?

Fue difícil solo al principio, cuando no tenía experiencia ni conocimiento en esta área. Pasé mucho tiempo intentando comprender el plan de pagos y también me llevó mucho tiempo profundizar en el procedimiento para encontrar y atraer socios. Pero todo se tranquilizó ya hace mucho tiempo.

¿Qué evento de PLATINCOIN es el que más recuerdas?

Sobre todo, recuerdo el viaje a Venecia, que gané en 2018. Esto fue al comienzo de mi trabajo, por lo que el viaje se convirtió en una gran motivación para mí.

¿Tuviste algún momento divertido? Quizás no de la vida de la empresa, sino de tu propia vida…

Un episodio divertido de la vida… Hmm… Hubo un tiempo en que mi padrino vendía ganado. Yo era una típica chica granjera, ya sabes, y mi trabajo consistía en venderle los cerditos que mis padres criaban a mi padrino. ¡Esta fue mi primera experiencia de ventas! Desde entonces me encanta vender y me alegro de que ahora no vendo cerditos, sino un producto realmente valioso y poderoso que beneficia a la gente.

¿Cuál consideras que es tu principal logro y motivo de orgullo en PLATINCOIN?

¡Fui una de las primeras vendedoras en Praga y fue toda una aventura! Quizás algún día incluso escriba un libro al respecto, porque han pasado tantas cosas que ni siquiera en una entrevista habrá tiempo suficiente para contarlo.

Bien, cuéntanos sobre tu equipo. ¿De quién estás particularmente orgullosa? ¿Qué pasa con la competición y el entrenamiento en general?

Por supuesto, estoy orgullosa de todos mis socios, pero admiro especialmente a Jeroen, Pierre y Eugen. En cuanto a la competencia, no la siento en absoluto, no existe tal cosa en nuestro equipo. Todos nos apoyamos unos a otros. Aprendo principalmente de la experiencia de otras personas, como todos los demás, pero todavía sigo mi propio camino. ¡Y te deseo lo mismo! Después de todo, solo tu propio y único camino te llevará a donde deberías estar.