La protagonista de la entrevista de hoy es Gaukhar Mazhitova, de 62 años, de Kazajstán, con el rango de Purple Diamond. Gaukhar, economista de formación, con tres títulos de postgrado y ex banquera, nos cuenta cómo decidió probar algo nuevo, cuando nadie había oído hablar de esa «novedad».

¿Cómo llegó a PLATINCOIN?

Me uní desde el principio, cuando me invitaron a un evento privado en Berlín en abril de 2017, junto con otros representantes de empresas de la red. Soy de Astana y he trabajado en el campo de la economía toda mi vida. Fue mi experiencia en economía la que me hizo ver que el éxito de PLATINCOIN no estaba lejos. Al mismo tiempo, conocía a Alex incluso antes del proyecto, por lo que sabía que era una persona respetable y responsable con grandes ambiciones. Inmediatamente creí en él y nunca me arrepentí, porque ahora soy una de los máximos líderes de la empresa.

¿A qué se dedicaba antes de PLATINCOIN? ¿Tuvo alguna experiencia previa en empresas de este ámbito? 

Entré en el sector de las redes por accidente en 2010. Entonces la salud de mi marido se deterioró rápidamente y no teníamos suficiente dinero para un tratamiento completo. Tengo que decirles que mi marido fue uno de los liquidadores de la central nuclear de Chernóbil, y su contribución se ha equiparado a la de los veteranos de la Gran Guerra Patria, pero, al haber perdido la salud, sólo recibe 34 euros de nuestro Estado. Por supuesto, nadie iba a pagar su tratamiento. Muchos médicos llegaron a afirmar que no podían hacer nada por él y que no podían ayudarlo. Tuve que encontrar la manera de tratar a mi marido por mi cuenta, y el negocio de las redes se convirtió en una medida desesperada pero salvadora.

¿Qué pasó después? ¿Por qué dejó la empresa de red anterior?

Porque ninguna de las empresas de red clásicas proporciona un ingreso pasivo, a pesar de que el MLM se posiciona como una oportunidad para conseguirlo. Todo esto no es cierto. Los networkers me entenderán. Sólo hay ingresos residuales, y aunque conseguí ayudar a mi marido, tuve que trabajar día y noche para lograrlo.

Después de mi experiencia en el marketing de redes, cuando la salud de mi marido estaba más o menos estabilizada, trabajé para otras dos empresas mineras. Por desgracia, no fueron las más exitosas… Pero no me arrepiento, ya que me ayudaron a adquirir una experiencia inestimable, que luego me permitió crear el mayor equipo de habla rusa en PLATINCOIN.

Háblenos de su equipo. ¿Cuántos socios tiene? ¿Cuál es su volumen de negocio?

En este momento, tenemos unos 10.000 socios en nuestro equipo, y el volumen de negocio se acerca a los 8 millones de euros. Mi equipo cuenta ya con 38 socios Diamond de diferentes colores. Y aunque nuestra sede está en Kazajistán, tenemos socios de Kirguistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Bulgaria, India, Turquía, África, ¡e incluso Irlanda!

¿Hay algo especial en su equipo? ¿Qué lo hace diferente?

38 de nuestros socios ya se han clasificado para el Winners Club sin ni siquiera cerrar el rango. Es decir, ya son miembros del club de élite y disfrutan de todas sus ventajas, lo que ayuda mucho al desarrollo de nuestro equipo y de la empresa en su conjunto. En general, doy mucha importancia a los números y creo en su poder. Gran parte de nuestro equipo se basa en el número 38, lo que me alegra mucho, porque la combinación de tres y ocho da el número 11, y este número significa el control de tu destino y el movimiento hacia el éxito.

¿De qué se siente más orgullosa?

Creo que mi mayor éxito en PLATINCOIN fue que me convertí en la primera socia de Kazajistán que alcanzó el rango de Diamond. Al mismo tiempo, el crecimiento de mi carrera en la empresa fue muy rápido, lo que también me enorgullece. Trece días después del rango básico de Diamante, me convertí en Blue Diamond, y cuatro meses después, en Green Diamond. Diez meses después, me convertí en Purple Diamond, rango que sigo manteniendo en la actualidad. Todavía hay lugar para el crecimiento, porque los nuevos rangos nos abren nuevos bonos y oportunidades.

¿Cuál ha sido la parte más difícil de su trabajo?

Creo que lo más difícil fueron los comienzos. Cuando PLATINCOIN apareció por primera vez, mucha gente ya había perdido dinero en varios esquemas fraudulentos, por lo que eran extremadamente escépticos con respecto a nosotros. Pensaban que también les íbamos a engañar. Por supuesto, se dieron cuenta de su error una vez que se arriesgaron y probaron trabajar con nosotros. Todos los que se unen a nosotros nunca se arrepienten y se integran inmediatamente en la empresa.

¿Qué le ha aportado el trabajo en el equipo, además de unos ingresos estables? ¿De qué se siente agradecida?

Con PLATINCOIN me di cuenta del valor del trabajo en equipo. Cada miembro de nuestro equipo es una fuerza. Juntos pueden hacer cosas que nunca harían solos y esto debe valorarse por encima de todo. El lema de nuestro equipo son las palabras de Alex Reinhardt, el fundador de la empresa: «Vamos donde nadie ha estado antes, pero donde todos llegarán algún día. Sin embargo, estamos allí y nos quedaremos primero».

Trabajar en la empresa me dio confianza en el futuro. Gracias a ella, pude hacer realidad el sueño de mi hija y comprarle un apartamento de lujo en el centro de la capital, en una prestigiosa urbanización. También le compré un coche del color de sus sueños. Ahora puedo permitirme llevar a toda mi familia de vacaciones al extranjero, y por cierto, ¡somos ocho en la familia! Ya he visitado más de diez países del mundo, pero no pienso dejar de hacerlo.

¿Cuáles son sus objetivos para el futuro próximo? ¿Viajar?

¡Sí, pero no sólo! Mi sueño es alcanzar el rango más alto en PLATINCOIN – el Double Platin Diamond. Por supuesto, también quiero hacerme multimillonaria y abrir una fundación benéfica en honor a mis padres. Quiero ayudar a la gente, para que todos puedan permitirse el nivel de vida con el que sueñan. Y en este momento quiero decir: no te obsesiones con la cantidad de injusticia que hay alrededor. ¡Sólo tienes que actuar y verás lo fácil que es cambiar tu realidad si crees en tu éxito!